9 feb. 2017

Vigilantes



No vio coches, ni cobradores en las cabinas durante cien kilómetros. Pero hasta que no pagó el último peaje, los lobos no dejaron de perseguirlo.