15 may. 2014

Un acercamiento a SEARCHING FOR SUGAR MAN


Quizás las películas no puedan mejorar el mundo, nuestra ciudad o barrio en los que vivimos. O simplemente, nuestra propia existencia. Pero en ocasiones ayudan a conseguirlo, y Searching for Sugar Man es un buen ejemplo de esas películas que lo consiguen.
Su director y guionista, el sueco Malik Bendjelloul ha realizado su documental, una ópera prima que resulta tan fascinante como una película de suspense, empleando recursos narrativos propios de la ficción. Mostrándonos el viaje de un modesto trabajador y cantautor olvidado que vivió en una ciudad industrial y deprimida en Detroit (USA), mientras en Sudáfrica sus discos vendían tanto como los de grupos y estrellas del rock de los años setenta.
Este film consiguió premios en el Festival de Sundance, los BAFTA y decenas de galardones, además del Oscar al mejor largometraje documental en la edición del año 2013. Las críticas han sido favorables y ha llegado al éxito de taquilla en USA, Suecia y España principalmente. Hay tantos reportajes y material escrito sobre esta película que quizás solo podamos añadir varias claves que motiven a nuevos espectadores indecisos, antes de verla en sesiones de homenaje y reestreno, video doméstico o alguna plataforma de cine a la carta.
Encontrando las claves de Sugar Man:
  • Necesitamos héroes entre nosotros para guiarnos en una época sin líderes ejemplares. Y la vida de Sixto Rodríguez resulta ser la de un perdedor desde nuestros prejuicios. Pero en realidad es alguien extraordinario que, sin imponer ninguna doctrina ni enseñanza, nos muestra que todo lo que hacemos en nuestras vidas, ya sea por deber o por vocación, será útil en alguna parte del planeta.
  • Esta utilidad de nuestras vidas, no solo a una escala local, sino planetaria, nos hace ver que todo está conectado y funciona como una red de causas y efectos que tarde o temprano vuelven a dar sentido a la existencia de cualquier persona.
  • Es una historia real que parece fantástica. Aunque suene a tópico, demasiado buena para ser cierta, un sueño hecho realidad.
  • Por esa misma necesidad de sueños e ilusiones para todos, estemos dormidos o despiertos.
  • Y sobre todo, porque gracias a esta película, hemos conocido dos elepés musicales magníficos, con canciones de un autor que aportó la visión de su entorno y un sentimiento que resurge en momentos de cambio como el que vivimos ahora. Quizás Rodríguez no llegue a ser ese mito a escala mundial, aunque sí en lugares como Sudáfica y Australia. Quizás no sea un músico con la formación, presencia, carrera y virtuosismo de otras estrellas de la música popular. Sin embargo sus melodías y esas letras sinceras han vuelto para quedarse en esta segunda oportunidad.

Pablo Vázquez Pérez

Lamentablemente, publico aquí este texto escrito después de ver Searching for sugar man durante el año pasado, en homenaje a su director, Malik Bendjelloul fallecido a los treinta y seis años, según esta noticia.
Y para escuchar canciones de Sixto Rodríguez, algo muy recomendable, se puede acudir a esta web.

10 may. 2014

COMPATIBLE



Son las doce de la noche. Las oficinas están ya vacías. En el edificio solo queda Mario, el vigilante de seguridad. Comienza su ronda por las cuatro plantas y comprueba que todo está en orden. Saca las llaves y abre la puerta de la firma “Wenceslao Z. Abogados”. En la oscuridad, esquiva las mesas y armarios de los pasillos. Entra en un despacho, se asoma por la ventana. No ve ni a un solo ciudadano en la céntrica calle. Desenrolla la persiana de lamas. Enciende una lámpara de sobremesa, extrae su portátil del bolso. Conecta la webcam enfocando el diploma a su espalda y otros reconocimientos del Colegio de Abogados, expuestos en la pared. Se ajusta la toga que sustrae del perchero. Escribe una contraseña y sonríe a cámara, recitando


- Aquí su Abogado Telemático.com. Nuestro baremo es el más económico en la red. ¿Cuál es su consulta?

Pablo Vázquez Pérez

 

El mes de marzo estuve colgado con este microrrelato en la web del VI Concurso de Microrrelatos sobre Abogados. Todo un lujo porque me cogen uno cada dos años y pico. 

Las palabras obligatorias para incluir en el texto fueron: baremo, bolso, telemático, ciudadano, consulta.