4 ene. 2011

PREMIO LITERATURA ENTRETENIDA

He recibido una invitación especial. Loli, del blog Cafeteando con Loli, me ha invitado a participar en este "meme". Se trata de hacer una lista corta de cinco libros cuya lectura nos haya resultado entretenida, amena. Pues cómo no, ojalá ayude a difundir algunos libros más, y que conste que por ser una literatura amena no significa que sea únicamente un producto de consumo, pues son títulos con un valor narrativo. Ahí van sin orden premeditado.

Los millones, de Santiago Lorenzo. Una novela trepidante y muy divertida tanto en la forma como en las peripecias. Se desarrolla en Madrid y Valladolid durante el año 1986 y relata las vivencias de Francisco, un héroe a su pesar. Pocas historias tan bien narradas a partir de personas que no aparecerán en los libros de Historia pero con las que no es difícil encontrarse o reflejarse, aunque cueste admitirlo. Santiago Lorenzo, el autor, es un director de cine con dos largometrajes, cortometrajes premiados en varios festivales y varios guiones sin rodar, como el que dió origen a esta novela, muy bien narrada visualmente y con gran riqueza semántica en las frases y las descripciones que están muy trabajadas, siendo evocadoras, humorísticas y dinámicas.

Fin, de David Monteagudo. Novela de misterio, sorprendente ya que no empieza como tal, sino como una narración generacional de un grupo de amigos en torno a los cuarenta años. Ha supuesto un éxito limitado (comparado con otros best sellers mucho más difundidos) porque es una novela que plantea y desarrolla una intriga progresiva y letal, enganchando la atención con una prosa fluida, cercana al habla actual aunque sin ser chabacana ni estar presidida por palabras fáciles o comodines. Con diálogos ágiles y muy pegados al habla urbana. Dicen que es un libro deudor de otras historias similares y que genera más expectativas de las que resuelve.
Sin embargo, mantiene bien la tensión, creciente siempre y, para mi gusto, explica con sencillez situaciones difíciles de visualizar mediante las palabras adecuadas que el autor, David Monteagudo, encuentra con la habilidad de un escritor más curtido. Por cierto, a mí me parece que el final es ejemplar.

Mujeres de ojos grandes, de Ángeles Mastretta. Se presenta como un libro unitario y en apariencia lo es, pero engloba un conjunto de relatos en los que la escritora mexicana, con una prosa certera, activa los sinco sentidos. Hereda la capacidad de sorpresa y distracción del mejor realismo mágico, aunque sin recurrir -aparentemente- a lo sobrenatural. Ángeles Mastretta siempre recuerda a grandes mujeres sobre las que escribir a lo largo de varias decenas de narraciones que representan lo mejor del ser humano, concretado en las mujeres, pero siendo muy razonable y desplegando un sentido común y comprensivo inusual hacia los hombres. Un volumen tan divertido, tan emocionante, tan absorbente y tan breve que es mejor leerlo antes que seguir reseñándolo aquí.

La gran caza del tiburón, de Hunter S. Thompson. Una recopilación de artículos y reportajes periodísticos de los años sesenta y setenta de Thompson, un vividor a fin de cuentas, pero con madera de narrador activo y delirante, que sabe cómo llevar unos encargos de prensa y entrevistas de revistas de actualidad al campo de la ficción, impulsada y sobreestimulada por toda clase de drogas. El resultado es uno de los libros más vibrantes y divertidos que he leído nunca, con auténticos relatos de aventuras más propios de la novela negra. Situaciones como la pesca del tiburón entre millonarios aburridos, o los encuentros y convresaciones con el campeón olímpico en salto de esquí , se transforman en auténticos relatos de aventuras.

El barón rampante, de Italo Calvino. El quinto reseñado, pero no el último en importancia. Es una novela que, ¡córcholis!, también puede catalogarse como historia de varias historias. Su estructura dividida en capítulos, también se puede leer como un libro de cuentos por separado. Pero siendo honesto, lo difícil es dejar de leer una vez comenzada, la sugestiva y apasionante vida de Cosimo Piovasco di Rondò, el hijo de nobles que habita en las copas de los árboles para trastorno de su familia y deleite de los lectores que hallamos una de las mejores obras literarias entre sus páginas.
Un libro que forma parte de la conocida trilogía de "nuestros antepasados" escrita por su imaginativo autor. Una obra maestra.

Y ahora invito a otros seis blogeros (siempre se cae alguno) por si quieren participar y que siga este "meme", aunque me gustaría invitar a muchos más... Tengo mucha curiosidad por saber (y apuntar) qué libros proponen:
Eme, de Eme says
Coco, de El agitador
Al, de Elegí un mal día para empezar a fumar
Josem, de Poesía genuina
Kike, de Escaperos
Y a la gente de Los libros de Mondo Brutto

Nota 1ª: Los libros reseñados se pueden encontrar en librerías, bibliotecas y en mercado de segunda mano, aunque La gran caza del tiburón lleva descatalogado muchos años y salvo en alguna biblioteca es complicado hallarlo.
Nota 2ª: Quien quiera seguir el hilo original de este meme puede acudir por este orden a los posts de los blogs siguientes: Cafeteando con Loli que proviene de Carmen y amig@s, lanzado a su vez desde Leo, luego existo y originado en Montones de letras