11 dic. 2009

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet (visto en Eme Says)

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…
1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Actualización: 12/02 08:53 GMT por Candyman :Este manifiesto es obra de muchas manos, y propiedad de todos. Si te gusta, cópialo, pásalo, publícalo en tu weblog o haz lo que quieras con él.

3 dic. 2009

JUECES Y VERDUGOS
Cada día veo menos los informativos en la televisión. Apenas escucho boletines o noticias en la radio. Los periódicos los compro muy poco, solamente para mirar la sección de empleo los domingos y por alguna película que regalan. El motivo podría ser que me informo por internet o por otros blogs, o de alguna manera alternativa: acudiendo a bibliotecas, leyendo ensayos, viendo documentales... Y lo cierto es que sí me documento de estas formas, pero la razón es que los informativos en los medios de comunicación de masas y sus responsables, me producen escalofríos.
Hubo un momento en que los redactores, editores y locutores de radio, televisión y de la prensa tenían una vocación más o menos objetiva de informarnos, pero ahora tienen demasiado poder y se creen capaces de todo. Veamos muy por encima dos ejemplos recientes:

El caso del niño obeso de Orense, todo el seguimiento, tratamiento de la información y opiniones vertidas sobre el asunto, han mostrado que la mayoría de los que han escrito y hablado sobre este suceso no se sienten periodistas, se consideran JUECES. Lo peor de todo es que no hay manera de controlar una situación en la que no se trata de la libertad de opinión ni de información que puedan ejercer la prensa o medios audiovisuales, ya se trata de un nivel de inmunidad en el que pueden dar su veredicto sin que les afecten las demandas hacia sus personas, sin temor a injuriar, calumniar o entrometerse con la Justicia, un poder que antes estaba por encima del periodismo. Por supuesto no haré lo que ellos hacen desde su escaso conocimiento de las fuentes del Derecho, que yo también desconozco pero que ellos, los periodistas, se encargan de desprestigiar con todo su afán.

El segundo ejemplo al que siguen exprimiéndole todo el morbo posible que se puede enseñar o del que se puede dar noticia en los telenoticiarios, es el de Aitana, la niña muerta a consecuencia de una lesión tras una caída accidental. Además del dolor prolongado de los familiares, una aflicción motivada por esta recreación en la pena de la que son causantes las televisiones, emisoras de radio y prensa escrita. Y sin desviar más el motivo de este texto, viendo la evolución de este nuevo serial dramático con el que han arruinado la imagen y personalidad de una persona de la que no se demuestra su culpabilidad, y han demostrado que no usan fuentes fidedignas tras un informe médico erróneo y además de indocumentados, es decir, ineficaces para informarnos, los medios se han convertido en VERDUGOS.

Estudié imagen y sonido en vuestra misma facultad, la de ciencias de la información, escrito en minúsculas, porque viendo lo que os han enseñado a ejecutar a muchas y muchos de vosotros, periodistas, hay que aclarar que no nos merecemos que esta facultad sea reconocida como un órgano competente universitario, aunque pertenezca a la Universidad Complutense (ésta sí que puede ir en mayúsculas, a pesar de borrones como nuestra escuela).

Por esta razón, hoy, a las 21:10 horas de la noche, prefiero dejar de ver cualquier informativo de los que se estén emitiendo por cualquier televisión.